Ir al contenido principal

Ensayos de la Jardinería a la inglesa

A lo largo del S.XVIII se puso de moda teorizar acerca de los jardines en los que la naturaleza aparecía domesticada por la mano del hombre. Estos jardines pictóricos se contraponían a los arquitectónicos, llamados comúnmente jardines a la inglesa y la francesa.

Fue en Inglaterra y de la mano de arquitectos paisajistas como William Kent o Launcelot Brow llamado "Capability Brow", donde alcanzaron su máxima perfección.


Willian Kent
Jardines de Willian Kent ( Houghton Hall)





Launcelot Brow

Jardines de Launcelot Brow

Audley End House
Los jardines a la inglesa están conectados a la estética de lo pintoresco y de lo sublime. Uno de los mejores ensayos sobre jardinería es de Horacio Walpole, llamado Sobre la jardinería moderna, que expone los conceptos fundamentales de la interpretación estética de la naturaleza que había mantenido Kent.

Horace Walpole

"Kent, escribe Walpole en 1771, fue lo bastante pintor como para apreciar el atractivo del paisaje, para darse cuenta de que la naturaleza entera es un jardín. Advirtió el delicioso contraste entre alturas y ahondamientos que se alternan de modo casi imperceptible."

Unos de los primeros testimonios teóricos de esta auténtica poética de los jardines lo formuló el ensayista Joseph Addison en 1712. En su viaje a Italia apreció estéticamente el paisaje rústico por las cualidades que le harían ejemplar desde el punto de vista de la estética de los sublime, muy vinculado a la teoría del jardín inglés.

Joseph Addison

J. Addison habla de la poética de los jardines ingleses en el número 414, 25 de junio de 1712


Ontología y teología del jardín (Rosario Assunto)



                                 







Comentarios

Entradas populares de este blog

Hormonas de enraizamiento ecológicas

- Podemos aprovechar las hormonas que las semillas generan para su propia germinación. - Tradicionalmente se encajaba un grano de maíz en una hendidura practicada  en la base del esqueje.  Esta semilla al germinar generaba hormonas de enraizamiento que favorecía al esqueje. - Se puede usar soja, mijo, trigo, lentejas... en general cereales y leguminosas. - Usamos por ejemplo las lentejas porque son muy rápidas y seguras.

- Las ponemos a remojo en un bote de yogurt. Una parte de lentejas por cuatro de agua, durante 48 horas.


- Una vez germinadas, las pasamos por la batidora con el agua de su propia germinación. - Con este caldo podemos embadurnar los pies de los esquejes o empapar con él los
alrededores de los esquejes ya plantados. - Estas hormonas naturales se degradan fácilmente con la luz por lo que es mejor que el germinado tenga lugar en la oscuridad, y apliquemos el caldo inmediatamente. - Otra forma mas sencilla de usar las lentejas es enterrar unas cuantas junto con cada esqueje. Agua …

Plantas en el Ártico: la supervivencia del más apto

Sólo plantas resistentes pueden sobrevivir a fuertes vientos y fríos intensos en tierras polares. Las plantas con más éxito son simples, como musgos o líquenes. Crecen formando alfombras compactas y bajas  para evitar la congelación, captar la humedad disponible y ser aplastados por la nieve o el hielo.

     El verano al ser corto, las plantas florecen y crean semillas con rapidez antes de que regrese en invierno.. Hay pocos insectos, por eso muchas plantas se reproducen a partir de partes de sí misma como estolones o bulbos.

- Loiseleuria procumbens:



- Musgo:


- Sisynchium filifolium (Pálida doncella):

Esta planta subantártica de la familia del iris tiene hoja de tipo herbáceo. Puede almacenar nutrientes en sus raíces carnosas bajo tierra. Esta capacidad contribuye a su supervivencia y a crecer con rapidez en primavera.

- Artemisia borealis:


- Calandria feltonii:

- Primula scandanavica (Prímula del norte):

- Deschampsia cespitosa:

Amaryllis, las "Damas desnudas"

En el otoño Sudafricano, grandes extensiones de El Cabo se salpican de un rosa sorprendente debido a la floración concentrada de la floración Amaryllis belladona.

No hay hojas para disminuir el impacto, no aparecen hasta después de la floración, lo que le ha valido el apodo local de “damas desnudas”. En naturalista sueco Carl von Linneo bautizó la planta en honor a Amaryllis, una pastora de la poesía clásica, y la palabra latina belladona, que significa “bella dama”.  El nombre amarilis se da comúnmente a los híbridos de Hippeastrum. Estas derivan de especies silvestres que crecen en Sudamérica y América Central, como la H. vittatum de los Andes peruanos. Aunque se incluyeron originalmente en el género Amaryllis, se han transferido a su propio género, que solo se encuentra en las Américas. Otras amarilis ( es decir, familia: Amaryllidaceae) de origen sudamericano se han hecho populares en jardines de áreas libres de heladas, como la Zephyranthes, "Flor del Viento del Oeste"…