Ir al contenido principal

La hortensia y su origen japonés

Philipp von Siebold (1791-1866), el recolector de plantas y experto en viveros alemán, fue contratado como médico en Japón por la Dutch East Indian Company.


 La influencia de su profesión le dio un acceso privilegiado a los jardines, y compuso una notable colección de plantas japonesas. Después de pasar un año en prisión por adquirir mapas de Japón (una ofensa capital), fue deportado en 1830, pero se le permitió levarse sus plantas a Holanda.

Philipp von Siebold (a la derecha) cuando trabajaba en Osaka en 1826

Cartel del Siebol Museum Memorial (Nagasaki)

 Entre ellas estaban algunas  de las primeras hortensias en llegar a Europa, variedades de jardín de la H. macrophylla con racimos de brácteas azules o rosas.

Hortensia dibujada por Philipp von Siebold

En el reinado de Luis XIV, las hortensias aparecían en los tapices de la famosa Casa Gobelin,  hechas por Jean-Baptiste Mennoyer.

Se hicieron muy populares como plantas de maceta durante el S.XIX, pero ahora se suelen cultivar como arbustos resistentes.



El tono exacto de la bráctea lo determina la acidez del suelo y la presencia de aluminio del mismo, en suelos calizos, incluso los mejores cultivares azules se volverán rosas, salvo que se trate aquel con sulfato de aluminio. Todas las hortensia son plantas de bosque en su hábitat natural.

"Hortensias y golondrina", Hokusai, 1833




Fotografías:
1. Wikipedia
2. ndl.go.jp
3. japanvisitor.blogspot.com
4. juliusspital.de
5. infojardin
6. klandestinos.overblog.es
Bibliografía:
GRIMSHAW, Jhon; Atlas de jardinería, Ed. Edilupa, 2004

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hormonas de enraizamiento ecológicas

- Podemos aprovechar las hormonas que las semillas generan para su propia germinación. - Tradicionalmente se encajaba un grano de maíz en una hendidura practicada  en la base del esqueje.  Esta semilla al germinar generaba hormonas de enraizamiento que favorecía al esqueje. - Se puede usar soja, mijo, trigo, lentejas... en general cereales y leguminosas. - Usamos por ejemplo las lentejas porque son muy rápidas y seguras.

- Las ponemos a remojo en un bote de yogurt. Una parte de lentejas por cuatro de agua, durante 48 horas.


- Una vez germinadas, las pasamos por la batidora con el agua de su propia germinación. - Con este caldo podemos embadurnar los pies de los esquejes o empapar con él los
alrededores de los esquejes ya plantados. - Estas hormonas naturales se degradan fácilmente con la luz por lo que es mejor que el germinado tenga lugar en la oscuridad, y apliquemos el caldo inmediatamente. - Otra forma mas sencilla de usar las lentejas es enterrar unas cuantas junto con cada esqueje. Agua …

Plantas en el Ártico: la supervivencia del más apto

Sólo plantas resistentes pueden sobrevivir a fuertes vientos y fríos intensos en tierras polares. Las plantas con más éxito son simples, como musgos o líquenes. Crecen formando alfombras compactas y bajas  para evitar la congelación, captar la humedad disponible y ser aplastados por la nieve o el hielo.

     El verano al ser corto, las plantas florecen y crean semillas con rapidez antes de que regrese en invierno.. Hay pocos insectos, por eso muchas plantas se reproducen a partir de partes de sí misma como estolones o bulbos.

- Loiseleuria procumbens:



- Musgo:


- Sisynchium filifolium (Pálida doncella):

Esta planta subantártica de la familia del iris tiene hoja de tipo herbáceo. Puede almacenar nutrientes en sus raíces carnosas bajo tierra. Esta capacidad contribuye a su supervivencia y a crecer con rapidez en primavera.

- Artemisia borealis:


- Calandria feltonii:

- Primula scandanavica (Prímula del norte):

- Deschampsia cespitosa:

Amaryllis, las "Damas desnudas"

En el otoño Sudafricano, grandes extensiones de El Cabo se salpican de un rosa sorprendente debido a la floración concentrada de la floración Amaryllis belladona.

No hay hojas para disminuir el impacto, no aparecen hasta después de la floración, lo que le ha valido el apodo local de “damas desnudas”. En naturalista sueco Carl von Linneo bautizó la planta en honor a Amaryllis, una pastora de la poesía clásica, y la palabra latina belladona, que significa “bella dama”.  El nombre amarilis se da comúnmente a los híbridos de Hippeastrum. Estas derivan de especies silvestres que crecen en Sudamérica y América Central, como la H. vittatum de los Andes peruanos. Aunque se incluyeron originalmente en el género Amaryllis, se han transferido a su propio género, que solo se encuentra en las Américas. Otras amarilis ( es decir, familia: Amaryllidaceae) de origen sudamericano se han hecho populares en jardines de áreas libres de heladas, como la Zephyranthes, "Flor del Viento del Oeste"…